Buscar este blog

viernes, 14 de junio de 2024

El abanico de seda









El abanico de seda

De entre un gran marco de posibles  títulos de libros disponibles, este mes seleccionamos “El abanico de seda” de la escritora Lisa See. Ella nace en París en 1955, vive en los Ángeles, California en el barrio de Chinatown. Es descendiente de familia china, motivo por el cual   se ha interesado vivamente por esa cultura. 

    El libro se publicó en el año 2005 y está ambientada en la China del siglo XIX, en el reinado del emperador Daoguang, donde imperaban las tradiciones rígidas, sobre todo al tratarse de la vida de las mujeres.  

    Aunque es una novela ficcional, está ampliamente documentada por la autora, quien se trasladó a ese espacio geográfico, recurriendo a fuentes primarias para obtener la información necesaria, con la finalidad de  dar  mayor veracidad a su historia, misma que enmarca muchas de las dificultades enfrentadas por las mujeres, el poco valor cultural, social y familiar que poseían, al ser despreciadas desde su nacimiento.
  
    Son varias las aristas que pueden encontrarse como núcleos principales dentro de la  novela,  el principal de estos, versa precisamente en esa inequidad de género, en la opresión, maltrato, el atentando contra los derechos humanos más elementales, la esclavitud a la que eran sujetas, pues eran ofrecidas al mejor postor, el servicio y obediencia que debían brindar a sus padres, a su suegra y si quedaban viudas a sus hijos varones.

    Estas prácticas culturales aunadas a la más atroz, como era el vendaje de pies,  visto como un rito necesario para llegar a ser seleccionada como esposa. Los matrimonios compuestos desde muy temprana edad, la soledad y aislamiento y una sociedad patriarcal donde las mujeres estaban sujetas a las expectativas de la familia, careciendo de derechos, solo teniendo obligaciones.

    Una historia desgarradora y emotiva, pletórica de símbolos literarios, dividida en tres capítulos: años de hija o primera infancia, años de cabello recogido—la preparación para el matrimonio—, años de arroz y sal —donde asumen  todas las obligaciones de la vida adulta—. 

    El vendado de los pies, una práctica que se llevó a cabo por mucho tiempo y que finaliza hasta 1912.  La autora narra con detalles muy específicos el  proceso del vendado en niñas de escasos seis o siete años de edad, donde las mismas madres se encargaban de vendar sus pies de tal manera, que los huesos se fueran fracturando y el pie tomara la forma de flor de loto,  con apenas siete centímetros de longitud, asegurando con esto, un mejor estatus social al concertar su matrimonio. 

    Esa tradición que la autora reflejó con una descripción escalofriante, permite conocer  el dolor y sacrificio a que eran sujetas, los muchos decesos que ocurrían por un mal vendado o infecciones no atendidas por un médico. 

    Desde una perspectiva distinta, puede entenderse que  esta mutilación, no solo  les impedía tener equilibrio, caminar y correr libremente,  sino que se debió más que nada a una estrategia económica y un componente machista desde el poder de la dinastía,  ya que  las obligaba a estar sentadas y trabajando con sus manos, tanto telares, como la confección de zapatos y redes de pesca.

    En cada una de las 345 páginas puede encontrarse la humildad, obediencia, miedo y castigos a los que eran sujetas y el cómo estas prácticas  se seguían perpetuando generacionalmente. 

    Por otro lado, se rescata la resiliencia y fortaleza, al encontrar las formas de hermandad y comunicación  secreta entre ellas. El uso del Nü shu como una forma de resistencia y empoderamiento femenino, simbolizando cómo las mujeres encontraron maneras de comunicarse y apoyarse mutuamente en un mundo opresivo, tejiendo lazos significativos que las ayudaban a soportar las adversidades.

 "Las mujeres no deben salir de sus cámaras interiores ni     siquiera mediante la imaginación".

viernes, 7 de junio de 2024

Espejos en el tiempo





https://www.elsoldeparral.com.mx/analisis/espejos-de-vida-espejos-en-el-tiempo-12046607.html



Fotos tomadas del muro de su nieta Mareli.

Somos reflejos de nuestra historia generacional, estamos adheridos a las raíces que nos unen, emitiendo destellos de semejanzas físicas y de comportamientos, pero en la medida que vamos creciendo, nuestro mundo interior y exterior se va expandiendo, adquiriendo sus tonalidades propias, una gama infinita de colores, con sonidos, miradas, y acciones particulares que migran hacia la colectividad,  compartiendo con la gente del entorno inmediato, sembrando  la semilla de  individualidad en el sendero de  vida, para luego aprestarnos a regarlo y cuidarlo, con el sueño de tener una cosecha abundante. 

    Con esta analogía de entrada, pretendo rendir homenaje a un personaje muy querido de  nuestro pueblo, Balleza, Chihuahua, quien tuvo el infortunio de enfrentar   una terrible enfermedad, misma que mermó sus fuerzas y finalmente, fue la causa de que perdiera la batalla.  

    Hago referencia al señor Reynaldo Olivas Acosta, —Tato—, con quien tuve la fortuna de convivir, porque aparte de ser del mismo terruño, compartimos también lazos consanguíneos de parentesco.

    Basta mirar en retrospectiva, dar saltos a la memoria para situarnos en el ayer, puedo observar a un hombre alto, apuesto, con una sonrisa dibujada en sus labios y unos hoyuelos que delineaban sus mejillas. Siempre atento, respetuoso y cariñoso, con el saludo presto y un apretón de manos que daban cuenta de su carisma y afabilidad. Cada vez que pasaba por la casa de mamá, se detenía a saludar, a platicar, a preguntar por la familia en general. 

Desde la década de los años setenta atendió uno de los bares principales del pueblo “El río vista”, espacio donde siempre fue respetado por su trato amistoso con la clientela concurrente, además de cuidar las tierras de quien fuera su patrón por muchos años. Posteriormente, se dedicó al arado de predios, con un tractor que compró para desempeñar este oficio. 

    Tener una larga vida le permitió gozar de grandes bonanzas, pero también de tristezas y desconsuelos al entregar al creador a muchos de sus seres queridos: a sus padres, su tercer hijo, sus hermanas Lucita y Esperanza y últimamente a su querida esposa y compañera de vida, María Luisa Moreno Olivas, con quien procreó cinco hijos: Judith, Rafael, Reynaldo (†), Ramón y María Luisa.

    Le sobreviven sus hermanos Lalo y Quirino, cuatro hijos y amados nietos y bisnietos. 

    Vayan estas letras para enaltecer su recuerdo, para confortar el corazón dolido y maltrecho de su familia ante esta ausencia definitiva, porque sin lugar a dudas, lo cuidaron con esmero y cariño durante esta etapa oscura y difícil de su vida. 

    Queda entonces el consuelo, de que su nombre e imagen está guardada en el corazón del pueblo, en cada uno de los habitantes, y el eco de su voz, de su alegría, siempre resonará en los distintos espacios y en la memoria de quienes tuvimos la suerte de conocerlo.


“Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar 

la tierra a nuestros cuerpos se encarga de reclamar, 

nuestras almas vuelan alto, otra vida han de buscar, 

a encontrarse con sus muertos que nos guardan un lugar”.


Maestra Cuquis Sandoval Olivas




domingo, 2 de junio de 2024

Gracias












                  Hoy como ayer, agradezco la oportunidad de un nuevo día

                                                     Gracias
Hoy en día, gracias a la virtualidad, tenemos la oportunidad de estar informados al momento, tanto de noticias sociales como políticas, culturales y personales, por lo que el bombardeo de información es una constante. Una de las notificaciones o avisos instantáneos, se encuentran a la vista en los muros de cada perfil, donde aparece quien de nuestros contactos está celebrando el día de su nacimiento. Ese detalle permite hacer un alto en la lectura de hojeada rápida y generalmente, uno se da un tiempo para leer, escribir y compartir mensajes con frases inspiradoras, deseando toda clase de parabienes al homenajeado. 
    Cuando en particular, se hace referencia a nuestro cumpleaños, valoramos intensamente esos detalles, la emoción inunda alma y corazón al reencontrar viejas amistades separadas por la distancia geográfica, familia ausente, gente de nuestro entorno mediato e inmediato, aunado a las personas con las que compartimos grupos por afinidad, que aún y cuando vivan en distintos países y que nunca hayamos tenido un contacto físico, el trato y convivencia constante, los hace sentir cercanos.  
    Detenemos la vista ante esas palabras que llegan como susurros del tiempo, que además tienen el poder de resignificar y atribuir significados al momento, ya que nos trasladan a otros contextos donde tuvimos la suerte de coincidir con el emisario.
    Por este medio, hago patente mi agradecimiento a todas las personas que dedicaron su tiempo, para enviar una felicitación en texto, video, llamadas, mensajes y múltiples regalos físicos y espirituales que acrecientan mi autoestima y confianza para seguir sembrando amistad y amor. 
    Gracias es una palabra que se queda corta, y más aún, cuando solo utilizamos un Emoji de “me gusta” o “me encanta”, como respuesta inmediata, pero cuando ese agradecimiento se reviste de palabras, estas van danzando armónicamente al ritmo de las teclas del computador formando frases, luego párrafos, que encierran un mensaje, cuyo contenido pretende entablar una comunicación más asertiva, para expresar y hacer patente el impacto y huella profunda dejada en mi ser. 
    Cada día es una nueva oportunidad de dar gracias, primeramente, a Dios por el regalo de la vida, a mi hermosa familia, amistades, vecinos, grupos literarios y cada una de las personas con las que tengo la suerte de coincidir y convivir en este maravilloso espacio terrenal. 
    Cada felicitación, mensaje y pensamiento recibido, han sido como un rayo de luz que ilumina mi sendero y alumbra mi alma. Sus palabras que han llegado a mí, vestidas de alegría y buenos deseos, son como flores que embellecen el jardín de mi existencia. 
    Cada una de sus voces ha tejido un manto de amor y amistad que me envuelve en un abrazo cálido y eterno. Siento en lo más profundo de mi ser la fortuna de tenerlos a mi lado, compartiendo este viaje maravilloso que es la vida. Sus felicitaciones no solo han marcado este día especial, sino que han dejado una huella imborrable en mi corazón.
He completado el sexagésimo primero aniversario de vida, me apresto a iniciar un nuevo recorrido, sintiéndome plena, satisfecha y agradecida por el camino recorrido. 

Maestra Cuquis Sandoval Olivas

sábado, 25 de mayo de 2024

Domina




https://www.elsoldeparral.com.mx/analisis/espejos-de-vida-domina-11969851.htmlDomina
    La Sala de Lecturas “Leyendo y Reconstruyendo”, tuvo a bien seleccionar este texto para leerlo, comentarlo y posteriormente, compartir impresiones sobre su contenido, logrando con esto, desmenuzar y reconocer algunos de los distintos aspectos que conforman esta obra.

    “Domina” es un libro editado en 1983, escrito por Barbara Wood, escritora inglesa que nace a mitad del siglo pasado (1947). Ella  radica en Londres sus primeros años de vida, posteriormente, se traslada a Estados Unidos de América para cursar sus estudios, ahí ejerció la profesión de ayudante de laboratorio, por lo que  esta magistral obra, que data del contexto de 1860, logra plasmar con maestría y gran riqueza argumental, distintas temáticas que circundan el mundo de la medicina, dejando entrever una muy buena documentación sobre el enfoque predominante de género en ese tiempo, así como el desarrollo y avance en el mundo de la medicina, no solo en lo que compete a los estudios y avances científicos, sino en la riqueza descriptiva  de su narrativa y su habilidad para mezclar hechos históricos con ficción. 

    A través de sus 636 páginas se hace un recorrido que inicia en Londres, sigue en Nueva York y culmina en San Francisco, contextos sociales que permiten focalizar la precariedad en esta ciencia, la dificultad para que los nuevos conocimientos fueran aceptados, el fraude y corrupción imperante en este ámbito, donde lo más importante era generar ganancias, sin tomar en cuenta el daño a la salud a corto, mediano y largo plazo. 

    Así mismo, se recrean algunos de los mitos y prejuicios imperantes en el colectivo social, la fuerza y determinación de quien se enfrenta a ellos, y así como en la alegoría de “La caverna” de Platón, se busca e implementan distintas maneras de persuadir y convencer a los otros de sus hallazgos.
Entre los temas tratados, el enfoque de género es el núcleo principal, la violencia explícita e implícita en contra de los más desfavorecidos, el androcentrismo y abuso de poder, la ignorancia, la reproducción femenina y los mitos que rodeaban el cuerpo y anatomía de la mujer, la carencia de los métodos anticonceptivos y los obstáculos sociales y psicológicos imperantes, entre otros muchos más.
    
    Dentro de los estudios de género, se plantean cuatro olas que fundamentan la lucha por la reivindicación de los derechos de la mujer: la primera nace en Francia en el marco de la revolución industrial, la segunda, —misma que da sustento a este libro— se fraguó a mediados del siglo XIX hasta mediados del siglo XX, donde los colectivos femeninos alcanzaron el derecho al voto y el acceso a la educación.  La tercera ola, surge en mayo de 1968, donde se expandieron sus libertades civiles por cuenta del control de la natalidad, además de abandonar sus tareas domésticas e ingresar al mundo laboral. La cuarta ola está vigente, se clama por abolir la violencia de género, el feminicidio, la legislación del aborto, entre otros. 
  
    Un libro presenta muchas aristas e intertextualidades, se fundamenta en conocimientos previos para dar soporte al planteamiento, inicio, desarrollo y cierre de una obra literaria. Demanda una ardua investigación, dominio del arte de escribir, así como ser generador de puentes de empatía entre lector y escritor, logrando con eso, que la comunicación fluya, despertando el interés y los sentimientos. Un lector puede manifestar asombro, enojo, impotencia, entre otros, incluso, predecir lo que pasará en las páginas posteriores.

    De tal manera, que cuando se aborda la última página, se queda una sensación de vacío, incluso de tristeza y soledad, porque los personajes y escenarios llegaron a trastocar el mundo interno. 

    Sírvase este texto como recomendación, así como una invitación para que se unan a nuestra sala de lectura “Leyendo y Reconstruyendo”, porque a través de los libros, viajamos y conocemos otros contextos, aprendemos a visualizar con una mirada más empática y sensible. 

Maestra Cuquis Sandoval Olivas



viernes, 17 de mayo de 2024

Ser maestro







Ser maestro

En el devenir que traen consigo los vientos del cambio, ser poseedor del título de esta palabra, conlleva una serie de acciones contundentes, haciendo referencia, en primer plano, a la sistematización de su obra, a su alcance y trascendencia.

    Remitiéndonos a la época de antes de Cristo, en la filosofía occidental, se encuentran grandes maestros, cuyo legado sigue vigente a través del tiempo. Se le llamó maestro a Sócrates, —uno de los pilares de la filosofía occidental y universal—, su más reconocido discípulo fue Platón, quien a la vez fue maestro de Aristóteles.
 
    Con relación a la filosofía oriental, destaca la obra de Confucio (551 a. C.–479a.C) importante pensador y educador de China, quien rompió la tradición de que solo las familias ricas podían tener acceso a la educación. 

    Un maestro de maestros, Cristo o Jesús de Nazareno, cuyos escritos y obra lograron la transformación al cristianismo.

    En estos dos mil siglos, son muchas las figuras que han destacado en alguna rama específica, distinguiéndose por trasmitir sus enseñanzas, por ser más diestros en alguna especialidad, convirtiéndose de esta manera,  en constructores de andamios que ayudan al aprendiz, a la adquisición del aprendizaje.

    La educación ha transitado por un camino escabroso y de difícil acceso, basta remitir el pensamiento al tiempo del obscurantismo, donde se debió vencer el dogma, hasta dar cabida  al renacimiento y posteriormente a la época de la ilustración, floreciendo la ciencia que dio paso a grandes descubrimientos, encabezados por científicos, que debieron enseñar y convencer de la fuerza y contundencia de sus hallazgos científicos. 

    Dentro de las teorías de género, puede visualizarse la predominancia del androcentrismo, los estereotipos y roles asignados, así como las brechas de desigualdad de acceso al conocimiento, por sexo, raza, clase social, entre otras. Destacando a grandes luchadoras sociales, quienes adoptaron el papel de maestras para instruir y enseñar a utilizar los lentes de género, sorteando con muchas dificultades ese avance en equidad e igualdad.

    Ser maestro hoy en día, conlleva una alta responsabilidad,   porque al convertirse  en formador de seres humanos, se debe poseer la didáctica necesaria para conjugar la ciencia y el arte de enseñar, la pedagogía que responda a las necesidades  y tiempos del aprendiz, los conocimientos de planes y contenidos, además de responder a los cambios trascendentales y vertiginosos que acontecen en la actualidad. Se debe tener una formación continua en las ciencias de la educación, en el uso de las tecnologías, en la educación socioemocional, con una amplia visión del pasado, para conjugarlo con el presente y futuro de sus alumnos. 

    La conmemoración de este día fue establecida por Venustiano Carranza en 1917, celebrándose,  por vez primera, el 15 de mayo de 1918.

    Vayan estas letras para enaltecer su Ser y Hacer, para reconocer el papel preponderante que  se ejerce en la sociedad y sobre todo, por la huella dejada en cada generación y alumno que transita por sus aulas.
Hago referencia a la frase de Henry Brooks: “El maestro trabaja por la eternidad, nunca sabe hasta dónde acaba su influencia”.

                                                     Maestra Cuquis Sandoval Olivas


martes, 14 de mayo de 2024

Encontrando el elemento












El Elemento es ahí donde confluyen las cosas que te encanta hacer y las que se te dan bien…el punto de encuentro entre las aptitudes naturales y las inclinaciones personales… es lo que fortalece el sentido de tu identidad y mejora tu bienestar. 
Ken Robinson

Cada persona es única y especial, es poseedora de una historia de vida digna de  reconocer. Desde el momento del nacimiento se empiezan a escribir sus primeras páginas, siendo la formación recibida y el contexto, preponderantes en   su desarrollo y crecimiento.   

 

    Qué mejores frases introductorias que las expresadas por Ken Robinson en su libro “El elemento” para describir a la C. Gloria Arreola García. Ella empieza su historia de vida en Ciudad Juárez el 12 de abril de 1962, mudándose posteriormente a Santa Bárbara, Chihuahua. Contrae matrimonio con Javier Valenzuela Manríquez cuando solo era una adolescente de dieciséis primaveras, enlace que dio fruto a  tres hijos. 
Su vida laboral inicia como secretaria en la presidencia municipal de esa localidad, luego en la Subdelegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y en las oficinas parroquiales, retirándose de este ámbito de trabajo en el año 2014.

 

    Desde adolescente mostró gran inclinación hacia los deportes, especialmente el básquet bol y voleibol. Siendo así, como en el 2008, se unió a un equipo de cachibol de la población, destacando por su liderazgo y un despliegue de valores, personalidad que sustenta hasta la fecha, por lo que desde ese momento, ha fungido como responsable de los distintos equipos en los que ha participado: Equipo del IMSS, sección 42, Amazonas y Mineras, —estos tres últimos pertenecientes a la ciudad de Hidalgo del Parral—.     

 

 
    El deporte, como cada una de las cosas que se hacen en la vida, exige responsabilidad, constancia, saber trabajar en equipo, empatía, escucha activa, autoridad, disciplina, ser motivador, tener gran pasión por el deporte, —ya que este es el motor de la creatividad—entre otras muchas más.

 

    Ella expresa y reconoce que una de las aristas del desarrollo y crecimiento personal que ha experimentado en este contexto deportivo, se deben principalmente a las enseñanzas de estrategias constantes y efectivas que ha recibido de los entrenadores, haciendo mención de los profesores: Octavio González —representante del IMSS en Santa Bárbara—, en Parral  Mario Márquez (†), Hugo Esparza Ogaz y actualmente, el C. Juan Carlos Ibarra, observando y aprendiendo como una integrante más del equipo, sus habilidades técnicas, tácticas y sociales, su conocimiento del deporte, estrategias, habilidades de liderazgo, de planificación y gestión, mismas que ayudan en cada entrenamiento, a encontrar y desarrollar sus fortalezas deportivas.

 

    A lo largo de su carrera deportiva, ha experimentado muchos obstáculos, porque la vida misma es ambivalente, se van encontrando rosas con espinas, pero ha sabido enfocarlos y superarlos como retos presentados. 
    Gloria es una mujer bajita de estatura, grande de alma y pensamiento, irradia felicidad, seguridad, alegría; se considera una mujer exitosa, no solo por los logros obtenidos en su vida personal y deportiva, sino por esa realización interna que la conecta con la parte emocional y espiritual, brindándole un sentido y propósito a su existencia.

 

    Vayan estas letras como un reconocimiento y homenaje en vida, porque una persona no solo brilla por su singularidad, sino por todos los elementos, comunidades y colectivos que circundan a su alrededor, son interacciones intermitentes de energía, emitiendo destellos, luces y resplandores de esperanza. 

Maestra Cuquis Sandoval Olivas

viernes, 3 de mayo de 2024

Polvo de estrellas





“Cuando aquella noche me llamó a su vera
para bendecirme y morir en paz
yo que la adoraba con cariño inmenso
como débil niño, le grité, mamá”
Federico García Lorca
 
Polvo de estrellas 

La línea finita del tiempo hace visible el punto de inicio a partir del nacimiento y una fecha final, marca la partida a la morada eterna; las riquezas de vida que en ese lapso se construyen, son plataformas que sostienen las memorias, estructuras donde se adhieren emociones y sentimientos, mismas que siguen dando vida a los recuerdos, porque las huellas marcadas por el sendero familiar, se siguen revisitando, caminando sobre estas, siguiendo sus pasos, ayudando de esta manera, a revestir la imagen y figura amada a través de diálogos, remembranzas, lágrimas y risas. 

    A sabiendas de la mortalidad que enviste y acompaña al ser humano en su trayecto, nunca es fácil decir adiós, soltar y desapegarse de un ser querido. El cordón umbilical que une a la madre, no desaparece con el nacimiento, sigue siendo un enlace permanente, un palpitar de corazones al unísono y una conexión de amor que va más allá de la vida terrenal. 
De tal forma, puede entenderse por qué al morir la madre, se queda en completa orfandad, sintiendo un vacío y soledad que nadie más puede llenar. 

    La señora Alicia García Moya (30-01-1944) - (29-04-2024), mujer octogenaria cuyo vientre albergó y dio vida a ocho brotes de ilusión y esperanza: Estela, Rocío, Bertha, Jorge, Norma, Juan, Mayra y Gabriela, árbol genealógico de cuyas ramas se desprendieron una treintena de nietos y a su vez, otras tantas de bisnietos, con quienes tuvo la suerte de compartir y convivir. 

    Hoy en día, ellos se encuentran sumidos en el desconsuelo y tristeza, porque ese roble que sostuvo las raíces del núcleo familiar, poseía un tronco fuerte donde emanaba la savia, transportando los tejidos de conducción, la sabia de la sabiduría adquirida por la experiencia, la abundancia del amor, que formó y alimentó con mano firme y consejos pertinentes y oportunos. Esa mujer, perdió su adhesión al suelo, su corazón no tuvo fuerzas para seguir latiendo y su alma y espíritu se desprendieron de su cuerpo terrenal. 

    Alicia García Moya, tuvo una larga y prolífica vida, además de los roles principales antes mencionados, fue una de las jugadoras pioneras en el deporte del softbol femenil, asimismo, se hace mención, de que, por varios años, fue empleada del Servicio “Bery”, negocio que se dedica al enderezado y pintura de autos. 

    Ambas actividades, una de deporte y otra de trabajo, aunadas a la crianza de sus hijos y cuidado del hogar, son dignas de reconocerse, ya que ella, tuvo el valor de enfrentar y romper los modelos y estereotipos de género impuestos en ese tiempo y que a la fecha siguen prevaleciendo. 
    
    
    Sirvan estas breves letras para expresar y agradecer las múltiples manifestaciones de apoyo recibidas en este proceso de duelo. El acompañamiento, las llamadas, mensajes, arreglos florales que, con su colorido y esencia, acompañan su última morada.

    Una forma poética y metafórica de entender la muerte, es pensar que, al descomponerse nuestros cuerpos, se mezclan con los elementos básicos del universo y de esa manera seguimos viviendo por siempre. 

Maestra Cuquis Sandoval Olivas











viernes, 26 de abril de 2024

Maestro Hugo Esparza Ogaz

 



https://www.elsoldeparral.com.mx/analisis/espejos-de-vida-maestro-11820142.html


La palabra “Maestro”, proviene del latín “Magister”, significa, que quien antepone ese título a su nombre, ha desarrollado y adquirido la destreza de enseñar. Este breve escrito va dedicado para el maestro Hugo Esparza Ogaz, actualmente es un docente jubilado en educación primaria, nivel donde se desempeñó impartiendo la disciplina de educación Física. 

    Además de ser una persona que ha destacado con su participación en varios deportes, aun después de haber cumplido su ciclo de trabajo, sigue prodigando esas experiencias adquiridas en su formación y ejercitación docente, con un despliegue de estrategias didácticas dignas de reconocer. 

    Desde hace un tiempo, cada semana ha apoyado en el entrenamiento a los equipos de cachibol femenil y varonil, llevando escrito en un pequeño papel, planeación y guía de la secuencia de ejercicios a seguir, explicando en cada uno de estos, el porqué de la importancia de su ejecución y los beneficios obtenidos al implementarlos dentro de la cancha de juego. 

    Hay un refrán que dice: “Nadie da lo que no tiene”, siendo así, como hemos sido testigos de ese desprendimiento y entrega de saberes y experiencias, entrelazadas con el desempeño mostrado. Dentro de sus muchas virtudes, se encuentra un gran comunicador, que por medio de la palabra que recae en la acción, invita y convence sobre la importancia del autoconocimiento, la aceptación y el estar conscientes de las posibilidades que tenemos para crecer y mejorar nuestra competitividad deportiva, unida principalmente, por esos valores internos que han de desplegarse hasta llegar a la otredad. 

    Durante estos encuentros semanales, he tenido la oportunidad de observar y ser destinataria de su entrenamiento, observando con beneplácito a un maestro dinámico, con amplia capacidad para la adaptación y organización de actividades, que, aun trabajando con personas mayores de cincuenta años, utiliza acertadamente actividades lúdicas, promoviendo la conciencia y expresión corporal, técnicas y estrategias deportivas, enfatizando en los consejos de vida, para recrear y motivar nuestro ser y hacer.  

    El maestro en cuestión, acentúa, sobremanera, que la unicidad se fortalece con la otredad, con esa colaboración y conjunción de lo que somos y sabemos hacer cuando apuntalamos nuestra mirada hacia un mismo objetivo. Premisa aseverada por Aristóteles y después retomado por la escuela de la Gestalt, que dice: “el todo es más que la suma de sus partes”. Afirmación que nos lleva a comprender la importancia de la combinación de cada uno de los elementos que integramos un equipo. 

    Esas lecciones me hicieron reflexionar sobre el valor de la función docente, su influencia directa sobre el aprendiz, reconociendo que cuando una persona ama su profesión, sigue con la antorcha encendida, aunque ya haya concluido un ciclo laboral, permitiendo que ese resplandor, muestre y guíe hacia otros senderos posibles. 

    Me encuentro sumamente agradecida, por la coincidencia de tiempos y espacios con personas que llegan a ser parte de nuestra vida; aún y cuando no sean por periodos prolongados y continuos, llegan a dejar una huella sembrada en corazón y pensamiento.

    Gracias, maestro Hugo, por sus palabras de aliento, por ayudarnos a descubrir y desarrollar nuestras habilidades y a superar las limitaciones que la edad y tiempo han dejado en salud y cuerpo. 

    Gracias mil a nuestro entrenador Juan Carlos Ibarra García, quien atinadamente dirige y coordina al equipo femenil de Mineras, a todas las integrantes y a los varones que acuden a nuestros entrenamientos, contribuyendo con las prácticas y ejercitación del deporte. 


Maestra Cuquis Sandoval olivas




Revista digital "El creacionista". "Mi niña interior" páginas de la 86 a la 90

viernes, 19 de abril de 2024

Mal de escuela

                                                          Imagen extraída de la red

https://www.elsoldeparral.com.mx/analisis/espejos-de-vida-mal-de-escuela-11782308.html

Hace unos días me encontré un fragmento extraído del libro “Mal de escuela” (2007) del escritor francés Daniel Pennac (1944), cuyo texto estaba acompañado de una ilustración de Lisa Aisato, imagen por demás dramática, —un niño cargando una bolsa gigante, que debía arrastrar, pues, era demasiado el peso para sus pequeños hombros—. Al momento de analizarla con más detenimiento, se puede dar cuenta de que no solo se refiere a la carga física de material de libros, cuadernos y utensilios requeridos en la institución, sino que trae consigo la tristeza, incertidumbre, mirada, espalda inclinada y una serie de emociones, con las que recorre su trayecto hacia el espacio educativo, donde, además, ha de enfrentar otra serie de cargas académicas y horarias, de problemáticas inherentes, como el acoso, la indiferencia, las disputas entre pares y muchas más que se generan dentro y fuera del horario escolar. 
    
    A diecisiete años de su publicación y en un contexto totalmente diferente, son muchas las semejanzas que siguen imperando en la actualidad, el mal de escuela, es un retrato que observamos con frecuencia, tanto desde el interior de las instituciones, como del exterior: niños desmotivados por asistir y aprender.

    Esto me llevó a dar lectura completa al texto, encontrando una riqueza de pedagogía —paidos, tratado del niño—, remitiendo mi pensamiento a las muchas horas que dedicamos los docentes en nuestra etapa de formación, actualización y profesionalización, para aprender a conocer las distintas etapas por las que atraviesa el alumnado, sus principales características,  la didáctica y estrategias de enseñanza, entre otros, finalizando nuestra carrera, con una tesis o tesina, que engloba problemáticas observadas en el contexto escolar, su priorización, triangulación de observación, teoría y práctica, para finalmente, terminar con la puesta de propuestas didácticas que apuntalan a hacer de la escuela y el salón de clases, un mejor espacio, donde se priorice la educación socioemocional del alumnado. 

    Del 2007 a la fecha, hemos transitado por varias reformas educativas: (2011, 2017, 2023), mismas que parten de un supuesto imaginario de dar respuestas emergentes para disminuir el rezago y acrecentar la calidad de la educación. 
Volviendo al inicio de esta disertación, retomo una de las frases de este autor —quien además es docente—: “Basta un profesor — ¡uno solo! —para salvarnos de nosotros mismos y hacernos olvidar a todos los demás. Es, al menos, el recuerdo que conservo del señor Bal. Era nuestro profesor de matemáticas en bachillerato”.

    Las elucubraciones de la memoria, los muchos recuerdos de tantos alumnos que pasaron por las aulas, nos hacen preguntarnos si hicimos lo necesario para contribuir en su etapa formativa. 

    Me permití escribir estas someras reflexiones, porque desempeñé varias funciones dentro de la educación, fui maestra de muchas generaciones, además de formadora de docentes en la Escuela Normal Superior Profr. José E. Medrano. Pasé la antorcha a mis hijos, quienes hoy en día, se encuentran dentro de ese ámbito. 
    
    Estoy plenamente consciente de que la educación es una encomienda que tenemos toda la sociedad en general, debemos concatenar esfuerzos para tener niños felices, que disfruten la etapa por la que están atravesando, para que el  asombro y necesidad de aprendizaje, sea una constante en sus vidas. 
Por último, presento este fragmento: 

Los profesores que me salvaron -y que hicieron de mí un profesor- no estaban formados para hacerlo. No se preocuparon de los orígenes de mi incapacidad escolar. No perdieron el tiempo buscando sus causas ni tampoco sermoneándome. Eran adultos enfrentados a adolescentes en peligro. Se dijeron que era urgente. Se zambulleron. No lograron atraparme. Se zambulleron de nuevo, día tras día, más y más...Y acabaron sacándome de allí. Y a muchos otros conmigo. Literalmente, nos repescaron. Les debemos la vida.

Maestra Cuquis Sandoval Olivas


 

domingo, 14 de abril de 2024

Eclipse 2024


I
Imágenes tomada de la red

 https://www.elsoldeparral.com.mx/analisis/espejos-de-vida-eclipse-2024-11745061.html


El 11 de julio de 1991, hace  treinta y tres años, apareció un eclipse en el firmamento, sin duda alguna, fue total o parcial en algunas franjas geográficas de nuestro país, sin embargo,  en ese tiempo los medios masivos de comunicación carecían de  la celeridad, expansión y alcance que tienen hoy en día, porque aunque trato de hurgar en mi memoria, no logro rescatar  recuerdos de ese evento.

    El 8 de abril del 2024, fue anunciado con mucha antelación, hubo difusión y explicaciones muy didácticas e ilustrativas que generaron  el interés por conocer e investigar  sobre su trayectoria, estando a la expectativa para ser testigos de ese espectacular momento.  

    La información circuló de diversas formas, la más rápida, pero no más veraz, fue la trasmitida de boca en boca,  algunas personas confirieron el lado romántico y religioso  de la leyenda: momento especial de alineación perfecta,  propiciado por Dios, como un regalo que permite  concretizar el encuentro amoroso entre el astro rey y el satélite lunar; otras,  esperaban con miedo y  desconcierto, incluso hubo quienes mostraron incredulidad, pero entre las emociones más predominantes, sobresalió el asombro, por un lado, al reconocer los avances de la ciencia y la tecnología, así como su capacidad al observar la esfera celeste, por otro, la magnanimidad del universo y sus manifestaciones visibles. 

    Desde hace años, hemos designado la semana de Pascua  para compartir vacaciones con nuestros nietos, por lo que estábamos alojados en Mazatlán Sinaloa, llamando nuestra atención sobremanera, la gran cantidad de extranjeros que circulaba por las calles. Fuimos al aeropuerto a llevar un familiar, pudiendo constatar la aglomeración de turistas que venían a hospedarse, entre ellos, se encontraban científicos de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) precisamente para disfrutar y estudiar este espectacular evento. 

    Empezamos a seguir las noticias con interés manifiesto, dándonos cuenta de que este hermoso puerto de México, estaba en los ojos del mundo, ya que fue elegido por la NASA, como el mejor punto geográfico para instalarse y documentar tan magnífico fenómeno astrológico cuya ruta estaba designada con exactitud cronometrada, en tiempo y forma. 

    Los hoteles a pie de playa, balcones y distintos espacios abiertos, se aprestaron a brindar el mejor escenario posible a la vista de los emocionados espectadores.
    En nuestro caso, elegimos parar en un mirador muy cerca del puerto. Con lentes especiales en mano, la emoción anudando al estómago y compartiendo  el espacio físico con cientos de turistas, presenciamos esa despliegue y alineación perfecta de inicio a fin, hasta que la oscuridad cubrió por completo el horizonte. 

    Fueron momentos breves pero sumamente intensos, compartiendo con nuestros nietos ese regalo excepcional. Somos una pareja sexagenaria, esperamos tener larga vida y gozar de la oportunidad de volver a disfrutar este fenómeno sinigual.  

Maestra Cuquis Sandoval Olivas

viernes, 5 de abril de 2024

Vacaciones







                        Hoy como ayer, agradezco la oportunidad de un nuevo día

El final del viaje no es el destino, sino los contratiempos y recuerdos que se crean en el camino». 
Penelope Riley
El calendario Gregoriano marca doce meses con una duración muy similar en cada uno de estos, englobando las cuatro estaciones del año, con las características propias de clima y celebraciones específicas, tanto a nivel local, nacional, internacional o mundial.
    Siendo así, como en lo concerniente al sistema educativo mexicano, que el calendario marca tres recesos vacacionales durante el ciclo escolar, tanto para los trabajadores de la educación, como para todo el alumnado. 
Quien está inserto en el mundo laboral, por ley se le asignan estos periodos de descanso, donde es posible hacer un alto en las actividades cotidianas, visitar a familiares y amistades que residen en otro espacio o simplemente, disfrutar del placer al no tener un horario específico que atender. 

    Estos respiros abren la puerta a otros canales de percepción, los sentidos se expanden al disponer de más tiempo para admirar y gozar los beneficios de la naturaleza, de preparar y disfrutar los platillos culinarios propios de la temporada, dormir y descansar por periodos más prolongados, entre otras muchas actividades que se realizan con beneplácito, sirviendo además como atenuantes para bajar el estado de alerta, ansiedad y los niveles de estrés acumulado, y que se convierten en un bálsamo para sanar las emociones.  

    Cada familia visualiza y aprovecha estos tiempos, de acuerdo a sus posibilidades, coincidiendo en la buenaventura al utilizarlos en su gran mayoría, para reforzar los vínculos de afecto, consolidar los canales de amor, comunicación y convivencia entre su entorno personal e inmediato. 

    Quien no tiene la posibilidad económica para viajar fuera de su lugar de residencia, puede hacer otras tantas actividades que finalmente, sirven para atender los propósitos fundamentales: descansar, renovar energías y reforzar los eslabones del amor. 

    Indudablemente los cambios son parte inherente de nuestro paso por la vida. Mi niñez transcurrió por los años sesenta, no había la posibilidad de viajar a la playa o a otros lugares turísticos, pero en vacaciones, recibíamos en casa a familiares, o en su defecto, podíamos pasar días en casa de tíos, conviviendo al máximo con los primos, hacíamos excursiones al río, caminatas al cerro, contiendas deportivas, entre otras muchas más actividades que dejaron una huella imborrable en mi memoria. 

    Hoy en día, siguen estando disponibles esas opciones para compartir y convivir en familia: leer y comentar un libro, ver una película, hacer una fogata en el patio, contar cuentos y leyendas, recrear las historias familiares con el apoyo de los álbumes fotográficos, juegos de mesa, pijamadas, entre otras actividades diversas que llevan a construir recuerdos que duran de por vida.    

    El mejor regalo que podemos dar a la familia, es precisamente, nuestro tiempo, cuidado, amor y atención. 
    Termino con una frase de David Brenner: 
“No es la cantidad de tiempo que pasas en un lugar lo que lo hace memorable, es la forma en que pasas el tiempo”. 


Maestra Cuquis Sandoval Olivas 



domingo, 31 de marzo de 2024

Quinto Campeonato Internacional de Escritura Consignas de Venezuela





Hemos traído la recopilación de los 41 mejores cuentos recogidos en el Quinto Campeonato Internacional de Escritura “Consignas” de Venezuela. Como es bien sabido, en el campeonato se trabaja en equipos. Un total de 34 equipos integrados por 9 a 12 escritores de 26 países, 3 continentes, se inscribieron. Se les asignaba una consigna cada 2 a 3 días y en base a ella se debía escribir un cuento corto. ¡Espero disfruten su lectura! 
El editor, 
Alejandro Segnini Bosch

viernes, 22 de marzo de 2024

Retratos de Septentrión





https://www.elsoldeparral.com.mx/analisis/espejos-de-vida-retratos-de-septentrion-11635683.html

El día 21 de marzo es una fecha con varias conmemoraciones muy específicas, primeramente, es la entrada oficial de la primavera, en México se celebra el natalicio del benemérito de las Américas “Benito Juárez”, es el día internacional del Síndrome de Down y este escrito tiene la finalidad de hacer mención especial al día mundialmente asignado para celebrar la poesía. Esta fecha fue instituida por la Organización de las Naciones Unidas para la Cultura, las Ciencias y la Educación (UNESCO) en 1999, celebrándose por vez primera en el año 2000. 
    
    El objetivo primordial es promover el uso, estudio, lectura y escritura de este antiquísimo género literario, apoyando a la diversidad lingüística y promoviendo esa realidad imaginaria, donde florecen las palabras y se adornan con recursos literarios para expresar los distintos estados de ánimo, historias, emociones, sentimientos e ideas que circundan por la mente de los poetas.

    Los poemas tienen la especificidad de potenciar el lenguaje artístico, fomentar la imaginación y creatividad, además de que son excelentes conductores del mensaje, pues llevan al lector o a quien la escucha, a otorgarle distintos significados según su percepción y vivencias. 

    El Palacio Alvarado, ícono representativo del arte y la cultura en nuestra ciudad, fue el majestuoso escenario que permitió la reunión de varios poetas, tanto lectores como escritores, el 20 de marzo, bajo la excelente coordinación de Ana Victoria Ramírez Mendoza, quien denominó la actividad propuesta como “Círculo de lectura”, donde se leyó, declamó y analizó la obra poética “Retratos de Septentrión”, de la escritora chihuahuense Renée Nevárez.

    Fue una experiencia muy grata y enriquecedora, primeramente, aplaudo la iniciativa de abrir estos espacios literarios donde se tiene acceso a obras como esta, de gran calidad, así como el reencuentro y reconocimiento de personas que poseemos el gusto y afinidad por este tipo de eventos. 

    “Retratos de Septentrión” (2022) es una obra poética de gran profundidad, la pluma de su autora permite visualizar lo invisible, palpar lo intangible, rescata la esencia de la naturaleza, las situaciones y lugares cotidianos, desde una perspectiva crítica, de denuncia social, acudiendo a la brevedad y economía de palabras, así como  a la belleza que proporcionan los  recursos literarios —características primordiales de la poesía—, acude al verso libre, que al no estar  sujeto a reglas de rima y métrica, posee libertad estructural, creando  ritmo, armonía, cadencia y musicalidad en cada uno de sus versos, se encuentra en su obra el uso constante de imágenes, símbolos y metáforas, creando un código particular en su expresión poética. Renée, es una artista —en la amplia expresión de la palabra—, es soprano, escribe y musicaliza versos propios y ajenos.

    Su libro empieza con este pensamiento de Millán J.A. (2015, p.5):
    No todas las personas que empuñan un bolígrafo o se inclinan     sobre el teclado quieren desplegar un universo de ficción, pero     todas pretender ejercer idéntica maravilla: la transmisión del     pensamiento. 

    Esta autora utiliza la espacialidad, brindando un respiro a las palabras, poemas abrazados dentro de subtítulos que semejan capítulos por el parentesco temático: “Invierno en la serranía”, “Ciudad del Vendaval”, “Una raza indestructible”, “La luna”, “La breve lluvia”, “La primavera”, “Mis amados”, “Las mujeres del desierto”, “La ruidosa demasía”, “El alma del Septentrión” (que alude a la parte norte de nuestro país).
    
    “No hay poesía sin poetas”, —data el título de uno de mis poemas—. El libro cobra vida hasta que es leído, el escritor, hasta que sus obras son abordadas.  Generar estos conversatorios, donde el texto es el pretexto perfecto para que el lenguaje se convierta en el principal vehículo del pensamiento, es el camino para lograrlo.

Maestra Cuquis Sandoval Olivas